Serie Ciencias & Cuentos, reflexionando acerca de los Cuentos de Virtudes, del autor Lucas Correa Pacheco

¿Quién soy y por qué soy?

Una reflexión acerca de la construcción psicológica de la autoconfianza y su importancia en la crianza de niños y niñas seguros de sí mismos y preparados para alcanzar todo su potencial

Si pensamos acerca de la autoconfianza o del coraje, sabemos que son virtudes bastante importantes en el desarrollo personal saludable de cada uno, pero ¿sabemos por qué son importantes? ¿O mismo cómo trabajar la autoconfianza desde el inicio de la vida de los pequeños?

Donald Winnicott, en su libro Procesos de Maduración y el Ambiente Facilitador. Estudios para una Teoría del Desarrollo Emocional, describe dos conceptos bastante interesantes que nos ayudarán a comprender la importancia de la aplicación de la autoconfianza y del coraje a nuestras vidas. En su teoría acerca del verdadero self y del falso self, Winnicott afirma que una persona puede ser llevada a desarrollar una máscara que oculta quien verdaderamente es, hasta el punto de dejar mismo de existir como una persona propia o de demostrar espontaneidad para tornarse algo falso, que le encarcela adentro de sí mismo.

Para Winnicott, la creación del falso self proviene como respuesta, originada en el inicio de la vida, a los fallos ambientales, como una manera de conformarse a las demandas del ambiente. Sin embargo, creemos que es posible ampliar esa teoría a muchas más situaciones que nos llevan a desarrollar facetas de defensa en nuestro verdadero self, cambiando lo que somos para adecuarnos a lo que esperan de nosotros o en respuesta a como el mundo actúa con nosotros.

¿Pero cómo podemos prevenir los fallos ambientales a que Winnicott se refería? En su libro Realidad y Juego, Winnicott introduce el concepto de madre suficientemente buena, que tomamos la libertad de denominarlo aquí como entorno cuidador suficientemente bueno, aunque en el principio de la vida de un bebé sea principalmente la madre la encargada de proveer sus necesidades.

Según Winnicott, mientras el bebé desarrolla su entendimiento de la realidad exterior, es necesario que el entorno que le provee cuidado pueda adaptarse a sus necesidades de manera eficaz, acompañando la evolución de su percepción como alguien único e independiente. Esa adaptación incluye permitir que el bebé tenga pequeñas dosis de frustración, justamente para fomentar su desarrollo cognitivo de la realidad exterior, pero sin cruzar el límite de una frustración que podría llevar el bebé a perder el sentido de poder que tiene sobre el ambiente, de perder lo que él percibe como un control mágico que ejerce sobre su entorno cuidador.

Cuando el bebé se ve impotente para controlar la realidad que, a su percepción, forma parte de sí mismo, pasa a entender que necesita reprimir sus sentimientos y su espontaneidad para poder sobrevivir, dando oportunidad al desarrollo de un falso self, con el objetivo de atender a las expectaciones y al comportamiento de los demás.

Es importante tener en mente que un bebé tanto requiere la adaptación de su entorno cuidador cuanto se adapta a los cuidados que recibe en un intento de ser amado, acepto y querido por sus cuidadores, a fin de que puedan, efectivamente, proveer todo lo que necesita para su supervivencia. Como parte de la adaptación del bebé a su entorno, podemos observar una serie de comportamientos, como sonrisas y tantas otras cosas que nos hacen amar cada vez más a nuestros bebés, deseando cuidarlos y protegerlos.

La necesidad de supervivencia, sin embargo, debe ser vista siempre bajo un prisma más complejo que la pura supervivencia física, incorporando, también, la supervivencia psicológica y la libertad de manifestación del verdadero self, evitando fallos por parte del entorno cuidador.

Proveer, eficazmente, las necesidades de un ser en desarrollo es alcanzar el nivel entendido por Winnicott como suficientemente bueno. Una madre suficientemente buena es aquella que, y también incorporando la teoría de Melanie Klein presentada en su libro Envidia y Gratitud y Otros Trabajos, equilibra el pecho bueno con el pecho malo, o sea, la satisfacción con la frustración.

En un entorno cuidador suficientemente bueno, madres, padres y responsables son amorosos, pero saben educar y ser firmes cuando hace falta; son padres, madres y responsables que juegan, pero que ponen orden; dan libertades, pero también dan límites. Y eso todo siempre de acuerdo con el nivel de desarrollo de aquellos a quienes tenemos bajo nuestros cuidados, respetando su comprensión de la realidad exterior y su nivel de independencia.

Si somos impedidos de manifestarnos como somos, podemos crear un self que nos oculte, a fin de que correspondamos con las expectaciones de las personas a las cuales queremos agradar. Cuando alguien sufre alguna violencia o agresión, puede bloquear la manifestación de su verdadero self para defenderse, así como crear un falso self de poder y fuerza, que tanto puede generar para sí mismo una apariencia de invencible o capaz de resistir a cualquier dificultad sin sufrir, o hasta mismo replicar la violencia para que pueda sentirse dominante y no dominado.

Con violencia no me refiero solamente a la violencia física, pero también a la violencia psicológica, a los prejuicios cualquier tipo y al acoso; en resumen, a todo el tipo de violencia, por más sutil que sea, que haga con que el sujeto se sienta atacado en su íntimo.

Relacionado a eso, también tenemos la teoría de identificación con el agresor propuesta por Anna Freud en su libro El Yo y los Mecanismos de Defensa, en lo cual ella conceptúa que críticas, censuras, o características de algo causador de angustia pueden ser introyectadas en la conciencia moral de cada uno, llevando a la proyección de la violencia sufrida al identificarse con el agresor.

De este modo, entendemos que, al asimilar características externas a su comportamiento, el sujeto puede distorsionar su verdadero self, creando en ello características que lo lleven a actuar de manera distinta a la habitual para lograr su supervivencia psíquica.

En ese sentido, como parte del desarrollo integral de las personas por quienes somos responsables, debemos dedicarnos a potenciar su autoconfianza, a darles el coraje necesario para seguir adelante en las dificultades, a hacer con que sientan y conozcan todo el poder que llevan adentro de sí mismos, aceptándose como son y entendiendo todo lo que podrán venir a ser.

Ahora, para que cada uno de nuestros familiares pueda aceptarse cómo es, es fundamental que nosotros los aceptemos cómo son, ¿o crees posible que alguien se acepte cuando siente que no es acepto por los que deberían darle amor incondicional, protegerle física y psicológicamente y hacer con que se desarrolle?

La aceptación y la potenciación de cada miembro de nuestra familia pasa por la dedicación de cada uno a conocer y aceptar el otro como es, o sea, comprendiendo su verdadero self: sus sueños, sus capacidades, sus miedos o sus debilidades, todo lo que forma parte de la persona que cada uno es.

Cuando nos dedicamos, verdaderamente, a conocer el otro, podemos llegar a conocer las presiones del ambiente que podrían llevarlos a desarrollar facetas de defensa en su self o mismo crear un falso self, lo que nos posibilita actuar y ayudar cuando necesiten de nosotros.

Sin embargo, es conveniente recordarse de que nadie es perfecto y que, por más que nos esforcemos, difícilmente llegaremos a serlo; erramos y, aunque mejoremos, podemos volver a errar. El importante es que sepamos perdonar, genuinamente, a aquellos que erran con nosotros; que sepamos perdonar a nosotros mismos, sin dejar que los errores detengan nuestra jornada; y que siempre nos esforcemos por ser personas mejores a cada día, siguiendo nuestro camino de evolución y desarrollo personal y contando con aquellos que están a nuestro lado.

¿Quieres saber cómo alcanzar un desarrollo saludable y capaz de potenciar la autoconfianza en los miembros de tu familia? ¿Especialmente en cómo dar a los pequeños todo lo que necesitan para construir un self verdadero, confiado en sí mismo y seguro en su caminada de evolución y desarrollo personal?

¡Conozca los Cuentos de Virtudes!

En el volumen 1 de la serie Cuentos de Virtudes, presentamos un total de tres cuentos y, en uno de ellos, llamado El Cachorro de León, acompañamos la historia de Tafari, un león muy fuerte, dominador y con mucha autoconfianza aparente, pero todo eso construido sobre un falso self, que ocultaba un miedo interior de fracasar y una proyección agresiva por identificación con el agresor, en la forma de una autocrítica que le llevaba a agredir para no ser agredido, a dominar para no ser dominado, y todo desmorona cuando es desafiado a enfrentarse a sí mismo.

Todavía, en una jornada que pasa por un reconocimiento de su verdadero self, en una historia que también trabaja muchas otras virtudes, como el perdón, la bondad, la caridad y la humildad, Tafari recupera su autoconfianza y conquista el coraje necesario para seguir adelante.

¿Quieres saber cómo Tafari logró recuperar su autoconfianza? ¡Lea el volumen 1 de la serie Cuentos de Virtudes y descubra!

Texto de autoría de Lucas Corrêa Pacheco y Pâmela Cristini Pacheco Olczyk. Él es el autor de la serie Cuentos de Virtudes y graduado en Administración de Empresas. Ella, la incansable revisora de la obra Cuentos de Virtudes y graduada en Psicología. Ambos, padre y madre con todo su corazón, dedicados al continuo trabajo de formar una familia que cultive las virtudes en su día a día.

Referencias Bibliográficas

FREUD, Anna. The Ego and the Mechanisms of Defence. London: Karnac Books, 1992. 208 p.

WINNICOTT, Donald W. The Maturational Processes and the Facilitating Environment: Studies in the Theory of Emotional Development. London: Routledge, 1990. 296 p.

WINNICOTT, Donald W. Playing and Reality. London: Routledge, 2005. 232 p.

KLEIN, Melanie. Envy and Gratitude and Other Works 1946-1963. London: Vintage Classics, 1997. 384 p.

Cuentos de Virtudes (Volumen 1), del autor Lucas Corrêa Pacheco.

¡Los Cuentos de Virtudes están en muchos países!

🇪🇸 España

🇲🇽 México

🇺🇸 EEUU

🇮🇹 Italia

🇫🇷 Francia

🇬🇧 Reino Unido

🇩🇪 Alemaña

🇯🇵 Japón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuentos de Virtudes por Lucas Corrêa Pacheco